3ª MARCHA TALICOLERA

Paulo, Rosendo, Jose, Iker, Pepe, Toni, Nico, Manuel, Valeriano, Paco
Vicente, Emilio, Jose Vicente, Javi, sastre y Juan
antes de salir de Altea La Vieja

El control de firmas estaba previsto de madrugada, poco a poco los aventureros van llegando a la cita, varias ausencias imprevistas y otras confirmadas el día anterior, redujeron en un buen número los participantes de la prueba. Al final 16 ciclistas completaron el pelotón de esta 3ª marcha talicolera. La organización entregó los dorsales correspondiente, dando a la hora prevista la salida motorizada  hacia  Altea La Vieja, salida oficial de la etapa de hoy.

Ocho de la mañana, día espectacular con  cielo despejado,  indicios de calor agobiante, temperatura muy alta para ser  mitad de mayo. Los integrantes del pelotón después de la foto oficial de la prueba se ponen en marcha camino de Callosa de Ensarria, la carretera ya empieza a mirar hacia arriba, Bolulla es la siguiente población camino de Tárbena, en la larga y tendida ascensión, los ciclistas van buscando la comodidad, salvo Javi y Juan que van abriendo camino logrando una considerable ventaja a la entrada de la localidad de la Marina Baja.

El grupo talicol en el Coll de Rates
El corredores en bloque preparan  la cima del Coll de Rates, Paulo y Rosendo se lanzan a tumba abierta por la tortuosa bajada antes de inicio el corto puerto, llevándose a casi todos los ciclistas a su rueda, los continuos ataques dentro del pelotón  van alargando al grupo, al final Toni consigue coronar en primer lugar el Coll de Rates.

Tras la peligrosa bajada, los talicoles van abriendo carrera camino de Pego pasando por las poblaciones de Parcent, Orba y Sagra,  las continuas escaramuzas de Vicente  junto con los continuos toboganes hasta el cruce con el puertro de La Vall d'Ebo, empiezan a minar las fuerzas en algunos talicoles. Los impresionantes paisajes de la montaña alicantina   acompañan a los ciclistas.

Antes de llegar a la localidad de Pego el  pelotón  gira a la izquierda,  inicio la tercera dificultad del día, el largo puerto de La Vall d'Ebo, la carretera, salvo algún que otro repecho no tiene mucha dificultad, pero los kilómetros acumulados y sobre todo el intenso calor, empiezan a mermar la fuerzas de los corredores. La carretera va dejando a cada uno en su lugar, el pelotón se va desgranando a mitad de puerto, por delante se forma un quinteto con una cómoda ventaja, que mantienen hasta coronar el puerto, por detrás los componentes del grupo perseguidor van alcanzando la cima y un rosario de corredores van completando la clasificación del puerto de  La Vall d'Ebo.

Después de varios kilómetros de bajada el grupo talicol llega a La Vall d'Ebo, primer y necesario avituallamiento liquido, la temperatura sigue en aumento,  el semblante de algún que otro corredor dejaba  dudas sobre su rendimiento posterior, la prueba cerca de su ecuador y lo mas duro por llegar.
los talicoles preparando  el inicio de la prueba

Se reanuda la etapa y en apenas un par de kilómetros, el pelotón se dispone a subir el repecho más duro de la mañana, inicio de los continuos toboganes que hubo durante toda la jornada, las duras rampas superiores al 15% rompen a los más castigados, el grupo intenta llevar un ritmo adecuado pero las siguientes bajadas de los continuos barrancos de la zona con sus correspondientes subidas van desperdigando al pelotón.

Se cruzan las localidades de La Vall d'Alcala y Margarida antes de llegar al segundo avituallamiento en  Planes, donde se recuperan en lo posible las castigadas piernas. El trazado sigue con sus agotadores toboganes, se cruzan las localidades de Benialfaqui y Almudaina antes de llegar a Gorga, donde el grupo hace una nueva parada, la temperatura sigue en aumento y el avituallamiento liquido se hace mas que necesario.

Tras volver a la carretera, solo quedaba el último tobogán serio de la jornada, una simple tachuela comparado con lo que quedada, el alto de Confrides con sus interminables once kilómetros  de ascensión.  Se inicia el puerto con el pelotón agrupado, cruzando Benasau,  Rosendo  inicia su ataque, Toni se va en su busca formando el dúo que abre la cabeza de carrera, ambos van abriendo hueco sobre el grupo perseguidor compuesto por Paulo, Jose Vicente, Valeriano, Manuel, Juan, Pepe y Vicente,  la cola de carrera compuesta por Emilo, sastre, Iker, Paco, Jose, Nico y Javi, circula desperdigada con la continua amenaza del "hombre del mazo".

Según las noticias, Toni consigue doblegar a Rosendo en la cima del Confrides, el resto va llegando a cuenta gotas y el pelotón de cola viaja ya con el "hombre del mazo" acompañando a más de uno. Tras la larga espera, el pelotón sigue la marcha,  buscando  el nuevo avituallamiento liquido, esta vez,  pasado   Confrides, en la fuente de Toni, paraje en plena naturaleza con un agua fresca, sin necesidad de "nevera".

Despues de más de cinco horas encima de  la bicicleta, los talicoles se disponen a terminar la última dificultad  de la jornada, la largos 30 kilómetros de descenso hasta la meta, los que guardaron sus fuerzas imponen un fuerte ritmo, las continuas curvas y algún que otro repecho, que a esta altura de la etapa supone un tremendo esfuerzo, van rompiendo en mil pedazos el pelotón,  a falta de cinco kilómetros para entrar en   la localidad de la Marina Baja, Paulo y Rosendo van abriendo el grupo de cabeza, el fuerte ritmo los deja solos, entrando en Callosa de Ensarriá seguidos a escasos segundos, de Jose Vicente, Iker, Valeriano, Toni, Nico y Manuel..


Reagrupamiento en Callosa de Ensarriá, último avituallamiento aprovechando la espera de los más rezagados. Empiezan los diez últimos kilómetros, la mitad de pelotón, no se percata de la fuga aprovechando el avituallamiento, perdiendo  importantes segundos. Los fugados aprovechan la ocasión para forzar el ritmo y conseguir una importante ventaja, lo suficiente para disputar los metros finales entre ellos,   al final el trío Nico, Paulo y Toni, consiguen descolgar a sus compañeros de escapada, entrando en la meta de Altea la Vieja con una ligera ventaja.

Las largas seis horas de ciclismo, los 150 kms., los 2900 metros de altitud acumulada se reflejan en los rostros de los corredores al final de la prueba, los que llegaron con las fuerzas justas, los que llegaron rotos, los que llegaron con el "hombre del mazo" a cuestas, todos hicieron un extraordinario esfuerzo. Eso si, todos dispuestos a participar en la 4ª edición de la marcha talicolera 2013.
Publicar un comentario

ARCHIVO