SOCOVOS Y ALREDEDORES

pelotón de la clásica de Socovos
La practica del ciclismo en su vertiente lúdica también tiene su encanto, el puro placer de compartir una jornada con compañeras y compañeros  que aman este deporte y sobre todo saber ocupar su lugar dentro del pelotón. La inercia hace que los "más preparado"s  tiendan a "huir" del pelotón y los "menos preparados"  luchen con todas su fuerzas para quedarse en él.
 A los unos y a los otros gracias por el esfuerzo que han hecho para que esta jornada haya sido espectacular y sobre todo a Pepe y Antonio que han sido los que más han sufrido, pero que han sacado fuerza de flaqueza para animar el avituallamiento final en Mazuza.

Antes de la salida
Son las nueve pasadas y el pelotón da inicio a la etapa, 18 ciclistas  listos para dar cuenta de los 90 kilómetros del recorrido
con una temperatura espectacular, alguna que otra nube y un sol radiante.

Se veía que había ganas de ciclismo, la carretera favorable lleva a los corredores  en apenas 10 kilómetros  tras callejear las localidades de Otos y Benizar hasta el inicio puerto serio de la jornada.













la subida del Benizar no es lo mismo llevando en las piernas 120 kms. que escasos 10, la dificultad no es igual que en la marcha de Moratalla, pero así y todo se hace duro.







Los primeros han llevado arriba, ahora la espera se hace amena















Una vez superada la dificultad de la jornada, el grupo continua la marcha hasta Zaen de Arriba, kilómetros de duros toboganes en sus subidas y muy agradables en sus descensos.



















Nuevo reagrupamiento y camino del corto puerto de Campo de San Juan, con su vertiginoso y tortuoso descenso.

















última cota antes de llegar a Moratalla, Campo Bejar y descenso vertiginoso hasta la localidad del Noroeste
















Avituallamiento y camino de Socovos, menos mal que el aire respetó a los corredores, aunque alguno ya notaba el esfuerzo realizado hasta el momento.


















Parada en Socovos, antes de afrontar los últimos 10 kilometrós, a la postre los más duros de la etapa, si los primeros contaban los metros para llegar a Mazuza, alos últimos se les abrió el cielo cuando vieron el restaurante Sierra de Mazuza.







Como todo el mundo v contento con la ruta, el entorno y demás
, la "organización" ya está preparando la siguiente ruta por tierras de la  Mancha y del Noroeste murciano.


Publicar un comentario

ARCHIVO