RetoAlicante460

retomurcia525

RetoMurcia525



La parte murciana colindante con Andalucía, ha podido con nuestras ilusiones, nunca habíamos pasado por las carreteras del suroeste de la Comunidad Murciana y eso ha sido un error lamentable, confiar ciegamente en tus posibilidad no es suficiente, si deseas competir con alguien, primero debes conocerlo bien y en segundo lugar deber conocerlo mucho mejor.


Día de San Fermín, segunda oportunidad para conseguir el RetoMurcia525, tarde calurosa y mucho bochorno en el ambiente, las  nubes se van cerrando, la previsión meteorológica pronostica que caerá algo de lluvia hasta la media noche.

Unas ligeras gotas nos acompañan en el pistoletazo de salida, más de 500 kilómetros y más de 24 horas de pedaleo nos esperan, las ilusiones intactas y siempre mirando al cielo.

Antes de llegar a Abanilla, primera localidad de la Comunidad Murciana que atravesamos, observamos a lo lejos que se preparaba una buena tormenta, al final tuvimos suerte y siempre fuimos por detrás de ella, eso sí, todo el asfalto con mucha agua y un bochorno exagerado.

 Todo esto nos hizo perder un tiempo maravilloso y gastar mucha más batería del foco principal.
Abanilla

Antes de alcanzar la media noche, el cielo se va despejando y la luna empieza a brillar
Con más de cien kilómetros y pasada la meda noche Jumilla nos recibe con una temperatura  baja y necesitamos abrigarnos un poco mas de la cuenta.

Breve avituallamiento  en la única gasolinera abierta en 50 kilómetros a la redonda, nos abastecemos de liquido, Calasparra final de la 1ª etapa dista casi cuarenta kilómetros y no esperamos ningún establecimiento abierto de par en par a las tres de la madrugada.



                                                                  Llegamos a Calasparra acabando la 1ª etapa con algo de retraso sobre el horario previsto, el helor de la madrugada nos va haciendo mella, una breve parada y sin pensarlo nos ponemos en marcha, esta 2ª etapa va ser la mas complicada y dura.





Carretera de Tazona

Cruce del Benizar, la luna empieza a esconderse detrás de las montañas

Antes de alcanzar las duras rampas del Benizar, empieza a amanecer


3,35 horas en noche estrellada por el norte de la Comunidad, con algo de frío acometemos el inicio de la segunda etapa del RetoMurcia525, terreno siempre ascendente cruzando la localidad de Ulea antes de entrar en la Comunidad de Castilla La Mancha y atravesar Tazona y volver a entrar nuevamente en tierras murcianas
Vemos como la luna que ha estado casi toda la noche con nosotros se va por el horizonte y antes del alba iniciamos la parte dura del  Benizar con 200 kilómetros a cuestas, el terreno es duro pero conocido y sabes a lo que te expones controlando los esfuerzos, toda la montaña es un espectáculo, ver cómo va apuntado el día en plena naturaleza no tiene nombre.






Son las siete de la mañana cuando coronamos el puerto, con más frió de lo normal seguimos la marcha camino de las cotas de Ato de San Juan y los Álamos antes de iniciar el vertiginoso descenso hasta Moratalla.





Son las ocho de la mañana cuando salimos de Moratalla, a partir de aquí  y hasta Águilas el recorrido del RetoMurcia525  es casi  inédito para nosotros. Los trece kilómetros hasta Caravaca se nos hacen más duros de lo previsto, la carretera con un asfalto suave pero los continuos y largos repechos se hacen interminables y es un alivio cuando desde lejos vemos la Ciudad Santa.


Visita obligada al Real Alcazar, vistas de la ciudad y descenso para buscar un lugar idóneo para un buen  avituallamiento.


 
Son pasada las diez de la mañana cuando nos despedimos de Caravaca de la Cruz con la mitad del  reto ya terminado, el sol murciano ya daba señales de vida y el aire que en todo el trayecto había sido un convidado de piedra, aparece para darnos en toda la trompa. En los primeros kilómetros de la nacional de Andalucía nada mas salir de Caravaca un largo repecho de  casi cinco kilómetros  nos ponen en alerta, "esto se pone serio", giramos a la izquierda con dirección Lorca, casi cincuenta largos kilómetros donde tuvimos que pagar el "primer peaje de la mañana", la subida al castillo lorquino fue el segundo "pago".

La salida de Lorca, fue una odisea, las obras en sus calles nos hizo perder un tiempo buscando la senda correcta del GPS.
Salida de Lorca por carretera comarcal hasta la Estación de Puerto de Puerto Lumbreras, el aire caliente y no saber con certeza lo que nos quedaba para llegar a la localidad de Puerto Lumbreras  nos hizo daño. Fue el “tercer peaje que tuvimos que abonar”





Apenas cuarenta kilómetros hasta Aguilas, paisaje entre cultivos sin apenas sombra donde protegerse, siguiendo por  la carretera que nos llevaba a Fuente Higuera, una larguísima recta hasta el limite con la Comunidad andaluza. Giro a la izquierda y solo nos quedaba salvar la sierra de Almenara y desde lo alto contemplar que solo nos quedaban unos quince kilómetros para salir del "infierno".

Son casi las seis de la tarde, los continuos descansos buscando la protección del sol nos ha demorado casi dos horas, acumulando un retraso total de  más de tres horas según lo previsto.

Un corto pero merecido descanso contemplando el litoral aguileño nos da fuerzas para acometer el tercer y último tramo, estamos a cinco horas de la meta y ciento veinticinco kilómetros por delante.


La subida  Loma de Bas es la siguiente dificultad montañosa,  un continuo falso llano que no da tiempo a contemplar desde la lejanía  el Cabo Cope y Puntas de Calnegre nos lleva al inicio del corto puerto de  apenas 3 kilómetros pero con una pendiente superior al 9%.
El aire va soplando tímidamente a favor, pero el esfuerzo se nota y alcanzar la cima fue un logro. 15 kilómetros de carretera favorable hasta Mazarrón, nos viene bien para ir tomando aire y afrontar lo que nos queda con garantías.
El sol empieza a despedirse y aprovechamos una breve parada para  conectar el foco  principal antes de que caiga la noche.



El tramo desde Aguilas hasta Mazarrón ha sido duro y nos queda por  coronar el Cedacero antes de llegar a la ciudad departamental para emprender los últimos kilómetros del RetoMurcia525 por carreteras que conocemos  como la palma de la mano, pero “Murcia” nos  estaba reclamando el último “peaje”y se lo cobró, “agotando”  la energía de la batería del foco principal antes de entrar en Mazarrón y esa fue la puntilla final a nuestro desafío..

Un tramo con mucha densidad de tráfico no era el idóneo para transitar sin estar bien iluminado y sin pensarlo dos veces nos dimos por vencidos, después de pedalear  cuatrocientos quince kilómetros durante 24 horas por carreteras de la Región de Murcia.

......................................
Nos ha fallado la logística, pero ya estamos pensando en la siguiente..La próxima temporada  esperaremos tener mejor clima.
Publicar un comentario